Llámanos al (961) 6163758

servicios@rosaurazapatacano.edu.mx


Boletín Informativo

  RZ   |     Enero 22 del 2016

22/01/2016

Boletín Informativo

Este boletin brinda informacion que engloba la diversidad asi como caracteristicas y manifestaciones para lograr reflexionar y actuar sobre el que hacer en la practica docente

 “Todos valemos lo mismo”

¿Por qué la escuela debería preocuparse por la discriminación? ¿Se trata de integrar o incluir en el ámbito educativo?

El propo?sito de hacer que los alumnos aprendan a convivir ahora y en el futuro en un marco de respeto a la diversidad, da?ndose en un contexto donde prevalece la discriminacio?n, por lo cua?l lo que asimila el alumnado no es la cultura de la tolerancia, la empati?a y la cooperacio?n, si no las duras e implacables reglas de la arbitrariedad, la fuerza y el atropello que se generan.

Por ello la importancia de educar para la diversidad, la cua?l expresa el matiz de educar para una convivencia democra?tica donde la solidaridad, la tolerancia y la cooperacio?n este?n presentes y caractericen las relaciones entre los alumnos dentro y fuera del aula; se tratari?a de ser ciudadanos capaces de valorar y vivir con el que es diferente por razones personales, sociales y religiosas.

 

¿Sabías que?

La diversidad “Es un proceso de ensen?anza-aprendizaje basado en el pluralismo democrático, la tolerancia y la aceptación de la diferencia, a través del cual se intenta promover el desarrollo y la madurez personal de todos los sujetos” (Arnaiz, 1995, p. 4).

La diversidad significa ejercer los principios de igualdad y equidad a los que todo ser humano tiene derecho, lo que conlleva desarrollar unas estrategias de ensen?anza-aprendizaje que personalicen la enseñanza en un marco y dinámica de trabajo para todos.

 

Inclusión educativa como recurso para atender la diversidad

La inclusio?n educativa esta centrada en un enfoque sustentado con una perspectiva de derechos, de cara?cter incluyente, que atiende todas la expresiones de diversidad, porque parte de la premisa de que la escuela y en la vida las diferencias son la norma y que estas diferencias no tienen porque entenderse como problemas o de?ficits respecto de un supuesto patro?n ideal.

Los sistemas educativos deben incluir a todos los alumnos, estriba en la necesidad de dar la bienvenida y de respetar las diferencias entre ellos, bien sea por razones de ge?nero, procedencia, etnia, capacidad o cultura.

Atender adecuadamente lo diverso, tratando de dar a cada cua?l lo que realmente necesita, sin descuidar aquello que se considera comu?n a todos para el desarrollo de competencias para la vida y para desenvolverse en contextos de diversidad cultural.

La inclusio?n defiende una educacio?n eficaz para todos, sustentada en que los centros, en tanto comunidades educativas, deben satisfacer las necesidades de todos los alumnos, sean cuales fueren sus caracteri?sticas personales, psicolo?gicas o sociales (con independencia de si tienen o no discapacidad).

 

¿Cuándo educamos en la diversidad y cuando no?

Educar en la diversidad significa ejercer los principios de igualdad y equidad a los que todo ser humano tiene derecho, lo que conlleva desarrollar unas estrategias de ensen?anza-aprendizaje que personalicen la ensen?anza en un marco y dina?mica de trabajo para todos. En las aulas se debe contar con una amplia gama de materiales, puesto que los alumnos tienen diferentes estilos de aprendizaje y favorecen a innovar las estrategias de ensen?anza-aprendizaje.

Atender a la diversidad del alumnado reclama la realizacio?n de un proyecto educativo y curricular de centro que atienda a las diferencias individuales y de unas programaciones que lleven a la realidad del aula.

Ya no es el alumno el que debe ser rehabilitado para adecuarse a un curri?culum prescrito, sino que es el curriculum (abierto, relevante, flexible), el que debe adaptarse o diversificar en funcio?n de las necesidades individuales de cada alumno.

Educamos en diversidad cuando:

1. El derecho del alumno es considerado de acuerdo con sus experiencias y conocimientos previos, estilos de aprendizaje, intereses, motivaciones, expectativas, capacidades especi?ficas y ritmos de trabajo.

2. Se genera la potenciacio?n de individuos diferenciados con caracteri?sticas personales enriquecedoras de una sociedad amplia y mu?ltiple.

3. Se da la atencio?n abierta y flexible a distintos niveles, tanto en lo referido al propio centro como a los alumnos considerados individualmente.

4. El alumno resuelve sus propios problemas, por medio del apoyo que le brinda el docente, este le da a conocer que? cosas tiene que hacer, cua?ndo, como y porque debe hacerlas para conseguir sus metas.

5. Se educa desde una perspectiva cri?tica, es decir para el cambio social y estructural, el cua?l nos conduce a tomar conciencia de las interacciones que se mantiene con los dema?s y las condiciones en que estas se producen.

6. Se establece la expresio?n de la diversidad (connatural de toda sociedad), la cual constituye el corazo?n de la convivencia democra?tica en el aula.


No educamos en la diversidad cuando:

1. El curri?culo escolar y los materiales que se utilizan en la clase no recogen las caracteri?sticas propias de las culturas minoritarias.

2. La preparacio?n y las actitudes de los profesores son expresio?n de la cultura mayoritaria. Los profesores conocen poco sobre los valores, creencias y comportamientos de las minori?as e?tnicas, por lo que no pueden tenerlos en cuenta a la hora de disen?ar sus estrategias instruccionales.

3. Existe un menor ajuste entre los estilos de vida familiar de los grupos minoritarios y el ambiente escolar en comparacio?n con el del grupo cultural mayoritario. Esta falta de congruencia dificulta el proceso de aprendizaje y el comportamiento de las familias con los objetivos educativos.

4. Los alumnos de la cultura mayoritaria desarrollan creencias y valoraciones hacia los dema?s grupos e?tnicos ma?s negativas que hacia los miembros de su grupo. Estos prejuicios contribuyen a ampliar la desigualdad educativa en las escuelas y en las aulas.

 

Potencial de la educación inclusiva para dar respuesta a la diversidad, en la formación de los educandos.

Educar para el pluralismo, es decir desarrollar una educacio?n inclusiva, conlleva educar desde la igualdad, en el respeto del otro, del diferente, del que procede de otra cultura, hable otra lengua, practique religio?n o no, padezca una discapacidad fi?sica o psi?quica y sufra el rechazo por vivir en situaciones de pobreza y marginacio?n social (Amoro?s y Pe?rez, 1993). Por ello los profesores deben tener el compromiso moral de reaccionar ante las desigualdades e injusticias sociales que se padecen en diferentes grupos sociales, asi? mismo reflexionar cri?ticamente en su actividad docente para convertirse en agentes de cambio social.

 

Los desafíos para la atención a la diversidad

Para lograr atender a la diversidad en la educación el profesor debe trabajar con el nuevo marco curricular flexible:

Realizando adecuaciones en las necesidades educativas especiales en diversos contextos educativos dándole respuesta al alumnado.

·      Identificando las características del alumnado, considerando su desarrollo personal y social, su progresiva madurez, el proceso de enseñanza y aprendizaje.

·  Por lo tanto el docente debe trabajar en ambientes multiculturales, ser activo, acostumbrado a desarrollar su labor docente en situaciones cambiantes, inciertas, favoreciendo las interacciones en el aula y adaptando las propuestas curriculares a situaciones especificas.

Se trata de crear espacios críticos reforzando las culturas y palabras silenciadas, creando nuevas visiones, desarrollando nichos sociales, alternativos en red dentro y fuera de la escuela.

En el sistema educativo existen barreras, como las que experimentan aquellos cuyos culturas son minoritarias, son ignoradas o despreciadas, quienes aprenden a un ritmo más lento que los demás y no reciben el apoyo que necesitan, quién son objetos de maltrato por sus iguales.

Cuando los profesores conocen poco sobre los valores, creencias y comportamientos de las minorías étnicas, no se pueden tomar en cuenta a la hora de diseñar sus estrategias instruccionales.

 

Manifestaciones

La forma en que nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, en última instancia determina la calidad de nuestras vidas.

No es posible promover una conciencia planetaria en la clase, sin promover al mismo tiempo el descubrimiento de si mismo y sin el enriquecimiento del completo potencial del individuo.

Se plantea la necesidad de que todos los alumnos reciban una educación de calidad centrada en la atención a sus necesidades individuales. Objetivo que coincide plena- mente con el fin de la educación inclusiva, puesto que persigue que la diversidad existente entre los miembros de una clase reciba una educación acorde a sus características, a la vez que incrementa las posibilidades de aprendizaje para todos.

 

Bibliografía

·       Lo?pez, Lo?pez Ma. Del Carmen (2002), Diversidad sociocultural y formacio?n de pro- fesores. Bilbao Espan?a: Ediciones Mensajeros, p.p 87-103.

·       Bris Martii?n, M. y L. Margaret Garci?a (2002). La educacio?n para la diversidad mu?lti- ples miradas. Espan?a: Universidad de Alcala?: 123-166.

·       Torres Romero Jorge Alfonso (2010), La discriminacio?n en la escuela, Conapred , p.p 17-31

·       Echeita Gerardo (2006). Educacio?n para la inclusio?n o educacio?n sin exclusiones. Madrid Espan?a: Editorial Narcea, p.p 75-145.

·       Pilar Arnaiz Sa?nchez (s/d). Sobre la atencio?n a la diversidad. Universidad de Mur- cia, p.p 1-30 

 

Cargando... Cargando...